«La Strada», Federico Fellini

Apuntes sobre “La Strada” (1954) de Federico Fellini, el gran aporte al neorrealismo del realizador italiano. Una historia de contrastes entre la crudeza de la postguerra y la magia del circo; entre el maltrato de un artista y el encanto de un personaje femenino entrañable. Protagonizada por Giulietta Masina, Anthony Quinn y Richard Basehart; musicalizada por Nino Rota; y producida por Dino de Laurentiis y Carlo Ponti.

Afiche de "La Strada" de Federico Fellini
Afiche de "La Strada" de Federico Fellini

Cuando vi “La Strada” por primera vez, cuatro elementos fueron los que me llamaron la atención y que aún hoy, casi tres décadas después, se mantienen latentes, claro que ahora con nuevos matices. En primer lugar, “me molestó” profundamente leer en los créditos iniciales que era protagonizada por un actor de la “industria” como Anthony Quinn. pero el prejuicio duró poco, muy poco.

En segundo lugar, me maravilló ver cómo una historia sencilla se torna mágica cuando la fuerza se centra en lo humano, en personajes reales, aunque estos vivan en la miseria misma y en un país en ruinas. Y, cómo no, me deslumbró Giulietta Masina, la mágica musa y esposa de Federico Fellini. ¡Qué tremendo pedazo de actuación!

Anthony Quinn: Zampanó

Zampanó (Anthony Quinn) en su acto de la cadena. Atrás Gelsomina (Giulietta Masina) asistiéndolo con el tambor. | "La Strada"

Zampanó (Anthony Quinn) en su acto de la cadena. Atrás Gelsomina (Giulietta Masina) asistiéndolo con el tambor.

Anthony Quinn debe ser uno de los actores más talentosos del siglo 20, pero yo recién estaba descubriendo y disfrutando el cine no estadounidense, por lo que no quería que el hermano de Emiliano Zapata (“Viva Zapata”, 1952), un nativo indonésico (“Al este de Sumatra”, 1953), o un vaquero prepotente (“Una vida por otra”, 1953) se entrometiera en mis recién descubiertas películas europeas. En esta quería ver a un italiano gritón comiendo pasta con salsa a la putanesca, pero el actor de origen mexicano simplemente me dejó callado. Zampanó, su personaje, un itinerante artista circense de capa caída, fue magistralmente elaborado e interpretado.

Quinn no solo traspasó a la pantalla la desdicha de un machista insensible que no trepida en “comprar” a la hermana de su exasistente fallecida para que la reemplace, incluso aunque esta tuviera un pequeño grado de retardo (“es un poco rara… déle un poco de comida y cambiará”). No, además Zampanó emplea la fuerza como única forma de expresión, tanto en su espectáculo callejero como en la vida, transformando al ser humano en un ser tan básico que sólo se alimenta, se emborracha y se aparea sin un plan concreto, sin un sueño. Si bien gesticula como italiano, al parecer se trata de un inmigrante (“¿de dónde eres? / – de mi pueblo natal… / no hablas como nosotros, ¿dónde naciste? / – en casa de mi padre”).

La moto de Zampanó dibujada por Federico Fellini. | "La Strada"
La moto de Zampanó dibujada por Federico Fellini. | «La Strada»

Su casa ambulante, un carro techado adosado a su moto, ya no es la pieza de colección y admiración que quizás algún día fue. Ahora es un espacio descuidado, una especie de ataúd que deambula por las carreteras en búsqueda del cementerio definitivo. Zampanó es un animal solitario que mata a un competidor por el espacio, por la hembra o la comida, y que luego sigue su rutina de sobrevivencia, siguiendo su andar por la estepa con una expresión adusta y miserable en su rostro.

Giulietta Masina: Gelsomina

Gelsomina, en cambio, es graciosamente todo lo contrario. La actriz y esposa del director Federico Felinni trajo a esta película toda la experiencia recogida en una compañía de teatro cómico musical de la que formó parte a inicios de la década del ’40. Dentro de una historia tan dramática y un personaje ingenuo por las circunstancias, ella dotó a Gelsomina de un encanto gestual propio del cine mudo, una especie de Charles Chaplin femenino, también ataviada de prendas viejas como Charlot y dueña de una sonrisa entrañable.

Gelsomina despidiéndose de su familia. Atrás, el hombre y la inestabilidad que dominarán su futuro. | "La Strada"
Gelsomina (Giulietta Masina) despidiéndose de su familia. Atrás, el hombre y la inestabilidad que dominarán su futuro. | «La Strada»

La primera secuencia ya muestra a la pobre Gelsomina siendo “vendida” por su madre a Zampanó en una demostración de la crudeza que se puede vivir en una región asolada por la guerra (“¡me dio 10.000 liras! arreglaremos el techo… y nos alimentaremos”). Ella, que parece sentirse a sus anchas en su casa junto al mar a pesar de su vida marginal, debe adoptar una vida nómada y aprender nuevas responsabilidades de parte de un maestro que ya no sabe expresar la sensibilidad artística que algún día tuvo (“- ¿Ud. le enseñará, cierto? / – Claro… con los perros hago lo mismo”).

Sin embargo, su gracia natural y su habilidad con la trompeta, la hacen tomar un vuelo propio, ganándose la simpatía del público, especialmente de los niños. Pero no puede soportar tanto machismo bruto. Si bien siente afecto por su compañero, no logra aceptar la indiferencia y la falta de delicadeza de Zampanó. Ella le pide a la vida un plan concreto, un rumbo claro, un camino que tenga como fin el echar raíces. Por eso planta ingenuamente unos tomates en el lugar en que acampan a pesar de ser artistas viajeros. Zampanó es la otra cara, la visión de esa masculinidad antigua, la de la aventura egoísta, la de la búsqueda individualista y permanente representada en su motocicleta, medio de transporte símbolo de inestabilidad.

La Historia

Richard Basehart es “Il Matto” (El loco). | "La Strada"
Richard Basehart es “Il Matto” (El loco). | «La Strada»

Producida por una dupla de clásicos nombres de la cinematografía italiana, Dino de Laurentiis y Carlo Ponti, el relato de “La Strada” (El Camino) es presentado por Federico Fellini en tres etapas marcadas: “El Encuentro”, desde que los personajes se juntan, con Gelsomina conociendo el mundo del hombre que rompe cadenas con la fuerza de sus músculos pectorales, hasta que Zampanó la deja abandonada en la calle para pasar la noche con otra mujer. Luego viene “La Rebeldía de Gelsomina”, con la nueva asistente abandonándolo para volver a casa. Sin embargo, en el camino descubre a otros artistas, en especial a «Il Matto” (Richard Basehart), un hombre totalmente opuesto, sensible y simpático, un loco lindo, un equilibrista joven que llena el ambiente con su humor agudo y su pequeño violín. Gelsomina reafirma así el gusto por su nuevo oficio, descubriendo que un hombre sí puede tratarla bien. Y eso le gusta.

Pero su vida con Zampanó aún está lejos de verse disuelta. Vuelven a estar juntos actuando en la calle, animando fiestas e intentando trabajar en un circo… hasta que los celos del motorista hacia el equilibrista-bufón, que además es un antiguo rival, aparecen con una fuerza desproporcionada. De hecho, «La sangre asoma en el camino«. Ahí la narración entra en su tercera fase y final, donde la tensión del dúo se torna permanente. Zampanó no resiste esa presión que destruye la rutina de su vida solitaria y la abandona mientras duerme. Solo volvemos a saber de ella cuando unos años más tarde él se entera de su desenlace. Viene la pena, la miseria interna y la continuación de su camino sin destino definido, aunque de su fuerza solo quede la externa. Aquí no hay juicios, policías, ni investigaciones criminales. El castigo es interno, propio, provocado por la humanidad que vive en todo hombre, aún cuando este sea casi un animal.

Federico Fellini: El Director

Fellini (a la derecha) filmando una escena con Richard Basehart | "La Strada"
Fellini (a la derecha) filmando una escena con Richard Basehart | «La Strada»

El encanto del mundo circense, que de una u otra forma estará presente en casi toda la filmografía de Fellini, aquí se transforma en un escenario de contrapuntos, donde instrumentos musicales y los números de variedades se mezclan con la imagen de una Italia que intenta fortalecerse tras la Segunda Guerra Mundial y la caída del régimen fascista de Mussolini. Los personajes muchas veces interactúan en casas destruidas en un ambiente que expone la carencia y la pobreza.

Son los elementos que hacen de “La Strada” una película más próxima al neorrealismo, justo antes de entrar de lleno en una filmografía más bien surrealista (“8 ½”, por ejemplo). Los códigos propios del realizador son claramente reconocibles en esta obra de 1954, con elementos que serán clásicos en sus posteriores trabajos, como el circo, la comparsa, la fiesta familiar o técnicas como el movimiento de cámara circular en torno al perímetro del escenario circense. Son elementos recurrentes que de una u otra forma volveremos a ver en “Las Noches de Cabiria”, “Julieta de los Espíritus”, “8 ½”, “La Dolce Vita” o «Amarcord”.
Federico Fellini y el compositor Nino Rota | "La Strada"
Federico Fellini y el compositor Nino Rota | «La Strada» | «La Strada»
Toda esta magia expuesta con acierto en el crudo blanco y negro de su fotografía (por Otello Martelli), no podría ser absoluta sin el trabajo musical de Nino Rota. Sus composiciones son el cuarto punto que hace del visionado de esta película algo sencillamente inolvidable. Las melodías de Rota dirigidas por Franco Ferrara son tan hermosas que difícilmente uno puede imaginar la existencia de “La Strada” sin ellas, en especial por el Leit Motiv que Gelsomina tararea habitualmente o que toca con su trompeta.

“La Strada” es un goce visual, como todo lo de Federico Fellini, donde basta con observar las miradas de los personajes, sin importar mucho de lo que hablan, para saber lo que hay detrás de ellos. Basta observar los escenarios para evitar las explicaciones del contexto. La imagen expresiva habla muchas veces más que mil palabras. El contrapunto o la contradicción, son herramientas perfectas para traspasar el sentimiento humano a una pantalla, sin palabras, sin explicaciones. Solo la nostalgia y la melancolía de una música de circo en medio de las ruinas pueden hacernos entender lo que significa la miseria. Ese es Fellini.

La batuta de Franco Ferrara para la creación de Nino Rota: “Tema de La Strada”.

Ver “La Strada”. Idioma italiano con subtítulos en castellano.

Más información
Fondazione Federico Fellin
Premier site pédagogique francais dédié au cinéaste Federico Fellini
Federico Fellini Internet Fan Club

(publicado originalmente el 16/09/2008)

Comparte este artículo

“Los Pájaros”, Daphne du Maurier / Alfred Hitchcock

«Los Pájaros», la novela corta de Daphne du Maurier convertida en película por Alfred Hitchcock, es un relato fascinante, mucho más de lo que los cambios realizados en el filme sugieren. ¿Qué diferencia a ambas obras? Lo que se mantiene, lo que se dejó de contar y los aportes fílmicos. Una mirada a los distintos escenarios y personajes, así como lo más relevante propuesto por du Maurier: lo simbólico.

Las piezas se ordenan: (re) descubriendo a Walter Tevis

El éxito de «Gambito de Dama» ha provocado una interesante externalidad: el rescate del autor de la novela que inspiró la miniserie. Más y más gente está descubriendo a Walter Tevis y su obra, una que está marcada por los relatos cortos, pero fundamentalmente por novelas que inspiraron películas de culto relacionadas con la vida del propio escritor. Sus personajes no solo juegan ajedrez como Beth Harmon, sino también al pool, mientras que otro, como su autor, se siente tan fuera de lugar que pareciera venir de otro planeta.

“Family Romance, LLC”, Werner Herzog

Impresiones sobre “Family Romance, LLC”, de Werner Herzog. Una historia de ficción que se confunde con el documental, sobre una agencia de Tokio, que ofrece sustitutos humanos en arriendo. Un padre falso para una boda; un empleado simulado para que reciba una reprimenda laboral; o un actor para ser el padre de una hija que nunca al suyo; son algunos de los casos en los que se inspiró Herzog para construir otra película sorprendente.

“Las Vírgenes Suicidas”, Jeffrey Eugenides / Sofia Coppola

Comparación entre el libro “Las Vírgenes Suicidas” de Jeffrey Eugenides y la película dirigida por Sofia Coppola. ¿Es posible que una versión fílmica respete en un 100% los elementos del argumento de la novela, pero, a la vez, ser tan independiente de ella? Veremos cómo la guionista y realizadora despejó algunos “elementos masculinos” que hacían ruido en el libro para convertir una historia diferente en una cautivadora.

«Hombre mirando al sudeste», Eliseo Subiela

Una de las obras cumbres del cine argentino, «Hombre mirando al sudeste», narra la historia de un extraño paciente que llega al Hospital Psiquiátrico de Buenos Aires a cambiarle la vida a todos. No figura en los registros de ingreso y nadie sabe nada de él, ni siquiera cómo llegó allí. El realizador Eliseo Subiela nos instala del lado del Doctor Denis, un hombre solitario y desmotivado de su profesión, que de pronto se encuentra con un caso que lo entusiasma, el de un enfermo nuevo y especial que le dice que viene de muy lejos, de otro mundo. Tanto le remueve sus estructuras que se enfrenta a dos alternativas determinantes: «o Rantés está loco como una cabra, o realmente vino de otro planeta».

«El Inadaptado», Jens Lien

Estrenada en 2006, «Den Brysomme Mannen» (El Inadaptado) es una película noruega realizada por Jens Lien que da cuenta de una peculiar forma de totalitarismo: el supuesto bienestar de una sociedad que se entrega al sistema cegada por un estético materialismo. Hasta que de pronto un olor familiar se cuela por una grieta de la pared y las emociones rebeldes despiertan. A continuación, muchas reflexiones generadas por esta original fantasía social distópica protagonizada por Trond Fausa Aurvåg, Petronella Barker, Birgitte Larsen y Per Schaaning.

«La Ciencia del Sueño», Michel Gondry

En «La Ciencia del Sueño», Michel Gondry nos presenta una nueva historia de confusión entre sueño y realidad, tal como en «Eterno resplandor de una mente sin recuerdos». Pero en esta historia el trastorno mental no es sólo un tópico para el realizador francés, sino también una herramienta narrativa, una fuerza expresiva. Protagonizada por el mexicano Gael García Bernal (en uno de sus papeles más entrañables) y por la actriz y cantante francesa Charlotte Gainsbourg.

«Guion para un cine posible», Orlando Lübbert

«Guion para un cine posible» de Orlando Lübbert, es una extraordinaria guía tanto para quienes desean incursionar en la escritura de guiones cinematográficos, como también para quienes buscan perfeccionar la técnica. Pero también es una puerta abierta para conocer desde la teoría el proceso de construcción de guiones con el fin de comprender mejor los relatos fílmicos. Un libro que, a diferencia de otros ejemplares sobre guiones, posee como característica su perspectiva latinoamericana.

«Dobermann», Florian Henckel von Donnersmarck

«Dobermann» es un cortometraje de Florian Henckel von Donnersmarck, el director alemán conocido mundialmente por «La Vida de los Otros». Realizado en 1999, la obra corresponde a su etapa de alumno de la HFF München, la escuela pública de cine y TV de Bavaria. El corto formaba parte de un ejercicio que tenía como regla que en la historia no se dijera una sola palabra.

«Un largo silencio», Eliseo Subiela

El cortometraje «Un largo silencio», creado por Eliseo Subiela cuando solo tenía 17 años, fue su primer encuentro con la «locura», temática que de una forma u otra estuvo presente en toda su filmografía. Ganador del PAOA en el Tercer Festival de Cine de Viña del Mar, es el antecedente perfecto para su obra cumbre: «Hombre mirando al sudeste».

«Drive», Jane Osborne

Dirigida por la canadiense Jane Osborne, «Drive» es un cortometraje en el que los personajes en lugar de moverse naturalmente, lo hacen por medio de movimientos coreográficos. La obra sugiere la «reiteración de actos» y con ello la rutina en la vida de la personaje principal, pero, ¿quién es o qué representa el personaje masculino? (VIDEODANZA)

Diseña tu web con Baltacom.cl

Esto también te puede interesar 

«Guion para un cine posible», Orlando Lübbert

«Guion para un cine posible», Orlando Lübbert

«Guion para un cine posible» de Orlando Lübbert, es una extraordinaria guía tanto para quienes desean incursionar en la escritura de guiones cinematográficos, como también para quienes buscan perfeccionar la técnica. Pero también es una puerta abierta para conocer desde la teoría el proceso de construcción de guiones con el fin de comprender mejor los relatos fílmicos. Un libro que, a diferencia de otros ejemplares sobre guiones, posee como característica su perspectiva latinoamericana.

“Los Pájaros”, Daphne du Maurier / Alfred Hitchcock

“Los Pájaros”, Daphne du Maurier / Alfred Hitchcock

«Los Pájaros», la novela corta de Daphne du Maurier convertida en película por Alfred Hitchcock, es un relato fascinante, mucho más de lo que los cambios realizados en el filme sugieren. ¿Qué diferencia a ambas obras? Lo que se mantiene, lo que se dejó de contar y los aportes fílmicos. Una mirada a los distintos escenarios y personajes, así como lo más relevante propuesto por du Maurier: lo simbólico.

«Dobermann», Florian Henckel von Donnersmarck

«Dobermann», Florian Henckel von Donnersmarck

«Dobermann» es un cortometraje de Florian Henckel von Donnersmarck, el director alemán conocido mundialmente por «La Vida de los Otros». Realizado en 1999, la obra corresponde a su etapa de alumno de la HFF München, la escuela pública de cine y TV de Bavaria. El corto formaba parte de un ejercicio que tenía como regla que en la historia no se dijera una sola palabra.

«Un largo silencio», Eliseo Subiela

«Un largo silencio», Eliseo Subiela

El cortometraje «Un largo silencio», creado por Eliseo Subiela cuando solo tenía 17 años, fue su primer encuentro con la «locura», temática que de una forma u otra estuvo presente en toda su filmografía. Ganador del PAOA en el Tercer Festival de Cine de Viña del Mar, es el antecedente perfecto para su obra cumbre: «Hombre mirando al sudeste».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en
Redes Sociales