«Melody», Waris Hussein

Película británica protagonizada por Tracy Hyde, Mark Lester y Jack Wild. «Melody» (1971), dirigida por Waris Hussein y escrita por Alan Parker, narra la historia de Daniel, un niño bien que tras ingresar a una escuela pública, debe enfrentarse de dos nuevos y antagónicos mundos: la aceptación del grupo de hombres o la aceptación de la chica que ama. Un filme entrañable tanto por su historia, como por sus personajes y su banda sonora liderada por Bee Gees.

He intentado muchas veces empezar este artículo (meses), pero siempre temo escribir algo que suene a “oh, qué lindo es el pasado” o “esos sí que eran buenos tiempos”. Es que no soporto la idea de no evolucionar, de quedarme en lo mismo. Sin embargo, la evolución no puede ser sinónimo de olvido. Las obras maestras son atemporales. Lo es Shakespeare, lo es Violeta, lo es Mozart. lo son The Beatles o Fellini. Y con el permiso de mis compañeros cinéfilos, lo es “Melody”.

“Melody” (1971) es otra película que conocí gracias a la televisión. La exhibieron un par de veces y se perdió en el recuerdo de una generación completa, en el mundo entero. Hasta que internet la recuperó. Muchos en el planeta encontramos en Google una oportunidad para rescatar “nuestro propio pasado histórico” y darlo a conocer, como el caso de esta película. Nos descubrimos, encontramos que éramos muchos los que compartíamos un íntimo secreto (en Japón la cosa es locura), que quizás formábamos una especie de seres freaks, extraños, impopulares, pero que no estábamos solos.

Melody

Tracy Hyde es Melody Perkins.
Tracy Hyde es Melody Perkins.

¿El secreto? Que de niños no fue ni Kelly le Brock y su hermoso rostro, ni sus hermosas curvas, ni Olivia Newton John, ni Debra Winger, la que nos había robado el corazón. Cual nerds, ocultamos la identidad de quién era la que en verdad amábamos en ese momento con todo nuestro romántico y púber ser, para que no nos jodieran. Se trataba de una niña de 10 años (la misma edad que teníamos nosotros), de un personaje, de un ideal: Melody Perkins (Tracy Hyde).

Mark Lester es Daniel Latimer.
Mark Lester es Daniel Latimer.

Para entender esta película (y amarla) es necesario transportarnos a la edad de sus personajes: 10 a 12 años. “Melody” narra el conflicto de Daniel Latimer (Mark Lester), un niño bien que ha ingresado a una escuela pública, un liceo, y en donde afronta el umbral de dos nuevos mundos: la aceptación del grupo de hombres, y la aceptación de la chica que le gusta. Durante el primer acto, junto con exponer conflictos, espacios y personajes, director y guionista enfocan el problema en Daniel y la relación con su amigo Ornshaw (Jack Wild), un chico-pobre y defensor acérrimo del Club de Tobi. Es él quien integra a Daniel, por lo que la necesidad del exchico-rico por retribuir esa amistad, es permanente.

La maestranza abandonada, punto de reunión de los chicos y centro de experimentación de "explosivos".
La maestranza abandonada, punto de reunión de los chicos y centro de experimentación de «explosivos».

Aquí se plantea una de las claves evolutivas del film: la Maestranza abandonada. Espacialmente, es un sitio eriazo y una construcción de aquellas que no se muestran a los turistas. Narrativamente, es el centro de reunión de los hombres, y centro para las pruebas de explosivos (un petardo gigante, en rigor) de uno de los compañeros de curso, los que reiteradamente fallan. Aquí se hablan cosas de hombres, con tono de hombre y palabras de hombre, como “ultra secreto” o “experimento”, entre tantas. Es el punto opuesto al Cementerio, allí donde se hablan solo cosas de chicas y se hacen cosas trascendentalmente de chicas, como besar afiches de Sir Michael Phillip Jagger.

El segundo acto comienza con este período de aprendizaje y aceptación cumplido. Sin embargo, el espacio ganado por Daniel entre los chicos parece tambalear cuando Melody se le cruza por delante. Cuando un adolescente se enamora, ¡se enamora! Las escenas de sus primeros encuentros son tan dulces como demasiado reales. Es como si las hubieran sacado de nuestras propias memorias. Antes de cruzar palabra alguna, lo hacen a través de sus instrumentos (la flauta ella, el violonchelo él). Es que la música es una clave importante de esta película. Ya lo veremos más adelante.

Jack Wild es Ornshaw.
Jack Wild es Ornshaw.

Aquí Daniel y Ornshaw discuten abiertamente sobre la necesidad de sacar a bailar o no a las niñas. Daniel muere por bailar con Melody, pero su amigo es feroz y elocuente:

Daniel: Tengo que bailar con ella…
Ornshaw: ¿Estás loco?, ¿para qué quieres hacer eso?… te dirá que desaparezcas, debe ser una estirada… eso de las chicas es una tontería, sólo piensan en mostrarse…

Banda de sonido y sociedad

Rodaje de la secuencia inicial de "Melody".
Arriba: El guionista Alan Parker y el director Waris Hussein en 1971 durante la filmación de «Melody». | Abajo, rodaje de la secuencia inicial.

El director de origen indio Waris Hussein introdujo una necesidad de la época, el musical. Pero no a través del sistema estadounidense (coreografías, fantasía), sino a través de «videoclips» dentro del film. Los personajes no cantan, pero sí deja que la letra de las canciones hablen con total tranquilidad mientras se ven escenas alusivas de ellos, algo que para mí fue inventado por The Beatles (y el videoclip también). Para ello se valió de composiciones de Bee Gees que hoy no son otra cosa que clásicos del archivo pop como “In the morning”, “Melody fair” y “To love somebody”. También hay una canción de Crosby, Still, Young & Natch, “Teach your children”. Y, por supuesto, el sesentero “Working on it night and day”, de Richard Hewson, la canción que bailan los chicos en la fiesta del colegio.

De la banda de sonido original: «Melody Fair», Bee Gees.

Lo que hace tan especial a esta película son sus personajes… y su contexto… y su música… y su historia. “Melody” fue escrita por quien después se transformaría en un cineasta fundamental para mi aprendizaje cinematográfico, Alan Parker. Antes de construir su propia historia como realizador, mientras se ganaba la vida dirigiendo spots comerciales, Parker escribió este guión que ya comenzaba a sugerir temáticas e imágenes que después volverían a aparecer en su filmografía, como la pertenencia al barrio y la lucha por los sueños (The Commitments, Alas de Libertad); los niños contra el desinterés de los adultos (Bugsy Malone, Pink Floyd: The Wall); el desamparo ante el poder absolutista (Expreso de Medianoche); o la crítica al sistema educacional y la disciplina severa (Pink Floyd: The Wall).

Daniel Latimer (Mark Lester) y Ornshaw (Jack Wild).
Daniel Latimer (Mark Lester) y Ornshaw (Jack Wild).

Recuerdo un episodio que viví en el primer foco de luz de la nación: durante una clase sobre “El Poema de Mío Cid”, un compañero le preguntó al profesor si “destierro” era lo mismo que “exilio”. El docente perdió la respiración, su piel se tornó roja y dejó escapar un furibundo y sonoro: “¿Qué te has imaginaaaadooooo?… ¡en mi clase no se habla de políiiiiticaaaaa!”… “¡Fuera de mi sala… fuera!”… (sucedió en 1985, durante la dictadura militar, cuando no sabíamos lo que era vivir en democracia y con el miedo reinando incluso en la cabeza de los maestros, en quienes debían mantener la cordura). En “Melody”, Ornshaw le pregunta al profesor de historia:

Ornshaw: ¿Qué hacía Wellington en España?
Profesor: Estaba ahí y punto…
O: Perdone, pero no entiendo el motivo…
P: Ornshaw, no puedo atrasar la clase por tu culpa…

Waris Hussein logró incorporar y mostrar el «mundo Parker» como si hubiera venido del futuro. El mismo futuro que se plantean Daniel y Melody, por lo que deciden vivir su relación abiertamente, escapando a la playa en horas de clases. Si bien sus familias aplican los sermones correspondientes, es el tercer “poder” en cuestión, la dirección del colegio, el estado, el que se opone con su rigor y sus leyes. El tercer acto plantea un manto de oscuridad absoluta: la burla de los compañeros, la pelea de Daniel con Ornshaw y la tierna incomprensión familiar sufrida por Melody. Sin embargo, los amantes son más fuertes y se mantienen unidos.

El triunfo del amor

Creo que lo que amo de “Melody” es su inocencia, pero a la vez, su decidido planteamiento frente al amor. En el cementerio, Melody le recrimina a Daniel que ella sea la última en enterarse de que él la ama (“todos hablan de ello en el colegio”). Daniel no le responde, es tímido. Luego ella lee una inscripción de una tumba en la que un esposo agradece 50 años de amor a su mujer fallecida.

Melody: ¿Cuánto es 50 años?
Daniel: mmm… 120 semestres, sin incluir vacaciones…
M: …¿me amarás tanto tiempo?
D: (asiente con la cabeza)
M: No creo que lo hagas…
D: Claro… ya te amé una semana entera, ¿no?

Enseguida vendrá la memorable escena en que Melody invita a su novio a tomar el té… con su familia.

James Cossins es el rector del colegio.
James Cossins es el rector del colegio.

Interesante también es la opción que los realizadores proponen de aquí en adelante. Hasta ahora la historia está enmarcada perfectamente dentro de los cánones del realismo, pero aquella realidad jamás podrá otorgar el triunfo a dos amantes en plena pubertad, por lo tanto, la historia toma ribetes absolutos de comedia, con dos cursos que abandonan las clases para asistir en pleno a la boda de Daniel y Melody en la vieja maestranza. A tal punto llega el convencimiento del amor, que hasta el propio Ornshaw, quien estaba disgustado con su amigo enamorado, decide oficiar la ceremonia. La comedia continúa con el Director (James Cossins), los profesores y la madre de Daniel (Sheila Steafel), acudiendo al lugar para atrapar y castigar tamaña felonía para con el sistema educacional y, por supuesto, con el chico pirotécnico por fin teniendo éxito con su bomba… solo que ahora accidentalmente explota dentro de un auto. Chicas y chicos se ven envueltos entonces, en una disparatada persecución con los adultos, una persecución muy british, una que hace imposible no recordar las que impusieron The Beatles en “A hard days night”.

Si hay algo que me gusta del cine inglés es su innegable parentesco costumbrista con algunos de nuestros ritos americanos, por lo menos, de algunos del cono sur. Lo que el cine estadounidense muestra me resulta fantasioso. Aquí, sin embargo, los chicos asisten a clases con uniforme, se transportan en buses públicos, juegan fútbol y no al béisbol (bueno, también juegan críquet), viven en barrios obreros parecidos a los nuestros, toman té, etc. Claro, ojalá nuestros obreros tuvieran el estándar de vida de los británicos, pero creo que por lo menos visualmente, me resulta mucho más cercano.

En síntesis, una película entrañable.


Más

  • Jack Wild, el querido y rebelde Ornshaw, murió en marzo de 2006 víctima de un tumor bucal a los 53 años de edad. Su rostro, su carisma y su calidad actoral, formarán parte de nuestro imaginario cinematográfico por siempre. Actuó en «Oliver» junto a Mark Lester (1968); «Pfunstuf» (1970); y «Robin Hood, Príncipe de los Ladrones» (1991); entre otras.
  • Mark Lester, el enamorado Daniel Latimer, dejó la actuación y se dedicó a la medicina. Es osteópata y acupunturista. En 1993 fundó la «Carlton Clinic«. Apareció en «Farhenheit 451» de François Truffaut (1966) ; fue actor principal en «Oliver» (1968); participó en capítulos de «El Fantasma y la Señora Muir» (1969); y «Disneylandia» (1970); entre otras. Se retiró de la actuación en 1977 a los 19 años.
  • Tracy Hyde, la recordada Melody Perkins, se dedicó al modelaje y a la actuación de manera intermitente. Hoy maneja una empresa familiar llamada «Starboarding Kennels», un hotel y clínica veterinaria especializada en gatos, perros y pájaros.
  • «Melody» también fue llamada «S.W.A.L.K». Se trata de un acrónimo que quiere decir «Sealed with a loving kiss» (sellado con un beso de amor). También recibió el nombre de trabajo de «To have somebody».
Tráiler oficial de «Melody»
De la banda de sonido original: «Teach your children», Crosby, Still, Natch & Young.
«Melody». Subtítulos en castellano.

por Denis Eduardo Leyton
(publicado originalmente el 6 de mayo de 2007)

Comparte este artículo

“Los Pájaros”, Daphne du Maurier / Alfred Hitchcock

«Los Pájaros», la novela corta de Daphne du Maurier convertida en película por Alfred Hitchcock, es un relato fascinante, mucho más de lo que los cambios realizados en el filme sugieren. ¿Qué diferencia a ambas obras? Lo que se mantiene, lo que se dejó de contar y los aportes fílmicos. Una mirada a los distintos escenarios y personajes, así como lo más relevante propuesto por du Maurier: lo simbólico.

Las piezas se ordenan: (re) descubriendo a Walter Tevis

El éxito de «Gambito de Dama» ha provocado una interesante externalidad: el rescate del autor de la novela que inspiró la miniserie. Más y más gente está descubriendo a Walter Tevis y su obra, una que está marcada por los relatos cortos, pero fundamentalmente por novelas que inspiraron películas de culto relacionadas con la vida del propio escritor. Sus personajes no solo juegan ajedrez como Beth Harmon, sino también al pool, mientras que otro, como su autor, se siente tan fuera de lugar que pareciera venir de otro planeta.

“Family Romance, LLC”, Werner Herzog

Impresiones sobre “Family Romance, LLC”, de Werner Herzog. Una historia de ficción que se confunde con el documental, sobre una agencia de Tokio, que ofrece sustitutos humanos en arriendo. Un padre falso para una boda; un empleado simulado para que reciba una reprimenda laboral; o un actor para ser el padre de una hija que nunca al suyo; son algunos de los casos en los que se inspiró Herzog para construir otra película sorprendente.

“Las Vírgenes Suicidas”, Jeffrey Eugenides / Sofia Coppola

Comparación entre el libro “Las Vírgenes Suicidas” de Jeffrey Eugenides y la película dirigida por Sofia Coppola. ¿Es posible que una versión fílmica respete en un 100% los elementos del argumento de la novela, pero, a la vez, ser tan independiente de ella? Veremos cómo la guionista y realizadora despejó algunos “elementos masculinos” que hacían ruido en el libro para convertir una historia diferente en una cautivadora.

«Hombre mirando al sudeste», Eliseo Subiela

Una de las obras cumbres del cine argentino, «Hombre mirando al sudeste», narra la historia de un extraño paciente que llega al Hospital Psiquiátrico de Buenos Aires a cambiarle la vida a todos. No figura en los registros de ingreso y nadie sabe nada de él, ni siquiera cómo llegó allí. El realizador Eliseo Subiela nos instala del lado del Doctor Denis, un hombre solitario y desmotivado de su profesión, que de pronto se encuentra con un caso que lo entusiasma, el de un enfermo nuevo y especial que le dice que viene de muy lejos, de otro mundo. Tanto le remueve sus estructuras que se enfrenta a dos alternativas determinantes: «o Rantés está loco como una cabra, o realmente vino de otro planeta».

«El Inadaptado», Jens Lien

Estrenada en 2006, «Den Brysomme Mannen» (El Inadaptado) es una película noruega realizada por Jens Lien que da cuenta de una peculiar forma de totalitarismo: el supuesto bienestar de una sociedad que se entrega al sistema cegada por un estético materialismo. Hasta que de pronto un olor familiar se cuela por una grieta de la pared y las emociones rebeldes despiertan. A continuación, muchas reflexiones generadas por esta original fantasía social distópica protagonizada por Trond Fausa Aurvåg, Petronella Barker, Birgitte Larsen y Per Schaaning.

«La Ciencia del Sueño», Michel Gondry

En «La Ciencia del Sueño», Michel Gondry nos presenta una nueva historia de confusión entre sueño y realidad, tal como en «Eterno resplandor de una mente sin recuerdos». Pero en esta historia el trastorno mental no es sólo un tópico para el realizador francés, sino también una herramienta narrativa, una fuerza expresiva. Protagonizada por el mexicano Gael García Bernal (en uno de sus papeles más entrañables) y por la actriz y cantante francesa Charlotte Gainsbourg.

«Guion para un cine posible», Orlando Lübbert

«Guion para un cine posible» de Orlando Lübbert, es una extraordinaria guía tanto para quienes desean incursionar en la escritura de guiones cinematográficos, como también para quienes buscan perfeccionar la técnica. Pero también es una puerta abierta para conocer desde la teoría el proceso de construcción de guiones con el fin de comprender mejor los relatos fílmicos. Un libro que, a diferencia de otros ejemplares sobre guiones, posee como característica su perspectiva latinoamericana.

«Dobermann», Florian Henckel von Donnersmarck

«Dobermann» es un cortometraje de Florian Henckel von Donnersmarck, el director alemán conocido mundialmente por «La Vida de los Otros». Realizado en 1999, la obra corresponde a su etapa de alumno de la HFF München, la escuela pública de cine y TV de Bavaria. El corto formaba parte de un ejercicio que tenía como regla que en la historia no se dijera una sola palabra.

«Un largo silencio», Eliseo Subiela

El cortometraje «Un largo silencio», creado por Eliseo Subiela cuando solo tenía 17 años, fue su primer encuentro con la «locura», temática que de una forma u otra estuvo presente en toda su filmografía. Ganador del PAOA en el Tercer Festival de Cine de Viña del Mar, es el antecedente perfecto para su obra cumbre: «Hombre mirando al sudeste».

«Drive», Jane Osborne

Dirigida por la canadiense Jane Osborne, «Drive» es un cortometraje en el que los personajes en lugar de moverse naturalmente, lo hacen por medio de movimientos coreográficos. La obra sugiere la «reiteración de actos» y con ello la rutina en la vida de la personaje principal, pero, ¿quién es o qué representa el personaje masculino? (VIDEODANZA)

Diseña tu web con Baltacom.cl

Esto también te puede interesar 

«Guion para un cine posible», Orlando Lübbert

«Guion para un cine posible», Orlando Lübbert

«Guion para un cine posible» de Orlando Lübbert, es una extraordinaria guía tanto para quienes desean incursionar en la escritura de guiones cinematográficos, como también para quienes buscan perfeccionar la técnica. Pero también es una puerta abierta para conocer desde la teoría el proceso de construcción de guiones con el fin de comprender mejor los relatos fílmicos. Un libro que, a diferencia de otros ejemplares sobre guiones, posee como característica su perspectiva latinoamericana.

“Los Pájaros”, Daphne du Maurier / Alfred Hitchcock

“Los Pájaros”, Daphne du Maurier / Alfred Hitchcock

«Los Pájaros», la novela corta de Daphne du Maurier convertida en película por Alfred Hitchcock, es un relato fascinante, mucho más de lo que los cambios realizados en el filme sugieren. ¿Qué diferencia a ambas obras? Lo que se mantiene, lo que se dejó de contar y los aportes fílmicos. Una mirada a los distintos escenarios y personajes, así como lo más relevante propuesto por du Maurier: lo simbólico.

«Dobermann», Florian Henckel von Donnersmarck

«Dobermann», Florian Henckel von Donnersmarck

«Dobermann» es un cortometraje de Florian Henckel von Donnersmarck, el director alemán conocido mundialmente por «La Vida de los Otros». Realizado en 1999, la obra corresponde a su etapa de alumno de la HFF München, la escuela pública de cine y TV de Bavaria. El corto formaba parte de un ejercicio que tenía como regla que en la historia no se dijera una sola palabra.

«Un largo silencio», Eliseo Subiela

«Un largo silencio», Eliseo Subiela

El cortometraje «Un largo silencio», creado por Eliseo Subiela cuando solo tenía 17 años, fue su primer encuentro con la «locura», temática que de una forma u otra estuvo presente en toda su filmografía. Ganador del PAOA en el Tercer Festival de Cine de Viña del Mar, es el antecedente perfecto para su obra cumbre: «Hombre mirando al sudeste».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en
Redes Sociales