«Offside», Jafar Panahi

categoría: Cine | Cine Asiático | Irán
publicado el: 20.06.2019

Antes de los mundiales de fútbol femenino, estuvieron las mujeres que lucharon por jugar a la pelota o — como en este caso — por ir al estadio a disfrutar de un partido. Conoce la película «Offside» del realizador iraní Jafar Panahi, docudrama filmado el mismo día y en el mismo estadio donde Irán jugó su clasificación al mundial masculino de 2006.

Para dar el puntapié inicial, comenzaré con el concepto que mejor define esta película: frescura. Sí, frescura tanto en el tratamiento fílmico, como también en la forma en que Jafar Panahi (1960) encara un contenido tan complejo como lo es la igualdad de derechos entre mujeres y hombres en una nación islámica. El realizador iraní desafió artísticamente al régimen de Mahmud Ahmadineyad y a todo un acervo cultural milenario, a esa fracción que se muestra intolerante, fanática e intransigente. Y la figura escogida para hacerlo es muy singular: un partido de fútbol. El mundo cambia y lo que antes parecían ser parcelas exclusivas para el esparcimiento masculino, hoy también son espacios reclamados por las mujeres. Y a buena hora. La historia de “Offside” (Fuera de Juego) nos traslada a junio de 2005, el día en que Irán recibió al seleccionado del Reino de Bahrein para definir un cupo para la Copa del Mundo masculina que se jugó en Alemania en 2006.

Antes del inicio del partido, un padre busca desesperadamente a su hija en medio de buses llenos de hombres que se dirigen al Estadio Azadi de Teherán, la capital iraní. Ha descubierto que sus hijas se han atrevido a ir al estadio, una blasfemia para la tradición, por lo que intenta detener el acto de rebeldía. Un campo deportivo no es lugar para mujeres. En uno de los vehículos, una chica logra seguir su camino ataviada como “chico”.

Sima Mobarak-Shahi, personaficando a la "primera chica".
Sima Mobarak Shahi, personaficando a la «primera chica».

Aquí es donde se produce el primer signo de los tiempos y que marca el espíritu de la película: dos hombres-jóvenes discuten sobre la presencia de la muchacha en el bus. A ambos les preocupa que la descubran: “Olvídala o le estropearás el plan… tú tranquilo y ella entrará”. No forman un grupo con la chica, sólo es un intercambio de opiniones que el realizador instala allí precisamente para desmarcar el pensamiento actual de los jóvenes, de las férreas tradiciones, distanciándose así de los jefes, del estado, de los padres, es decir, de los hombres-viejos. Son estos últimos los que mantienen a firme el sometimiento de la mujer al mandato masculino. Los jóvenes, no. Ellos no quieren estropear el plan de las jóvenes hinchas que, disfrazadas, intentan llegar coliseo «Libertad» para alentar a su selección masculina.

Tal como en occidente, uno de los chicos del bus usa una camiseta de un club extranjero (Inter de Milan). | A la derecha, «La futbolista», encarnada por Ida Sadeghi, debe cubrirse la cara para poder ir al baño del estadio.

Es interesante este pasaje de los primeros diez minutos a bordo del bus, porque está lleno de símbolos. Los jóvenes iraníes actuales, los que rompen con las estructuras, aún viven un estado indefinido. Por un lado, algunos apoyan la causa de las mujeres, pero también incorporan la religiosidad a su modo de alentar a su equipo. Quieren cambios manteniendo sus creencias, respetando la cultura local. Pero también se desmarcan demasiado de ella. Solo basta apreciar la cantidad de camisetas de clubes extranjeros (Lazio, Inter, Brasil), en desmedro de los clubes locales como el Persépolis o el Esteghlal, lo que revela la presencia de la globalización incluso en sociedades que parecen ser menos permisivas culturalmente.

Safar Samandar es el Soldado Azarí.

Y también la distancia se enfoca en los guardianes de la tradición, en aquellos que bajo el uniforme y el juramento de proteger al país y mantener el orden, solo terminan amparando a los poderosos e infundiendo temor en quienes piensan distinto. No voy a contar el final si adelanto que la chica es descubierta, o si digo que es llevada a un espacio de detención preventiva dentro del Estadio Azadi junto a otras muchachas. Es que aquí empiezan los mejores momentos de una película que a estas alturas ya puede ser definida como comedia-dramática.

Golnaz Farmani es «La chica con Chador» , en alusión a la típica tela con la que cubren su cuerpo (salvo la cara) las mujeres iraníes.

La Primera Chica cede espacios a las otras rebeldes y de pronto el protagonismo se transforma en un coro de mujeres separadas de su libertad por una improvisada celda de vallas papales. Las mujeres contra los hombres que las tienen encerradas. Ellas juegan su propio partido contra los uniformados intentando convencerlos de que las dejen ir, mientras adentro, por las clasificatorias, Irán intenta ganarle a Bahrein. ¿La policía? Son solo un grupo de muchachos «parados en medio de la cancha» con la contradicción de cumplir órdenes por un lado, y de comprender el derecho de las chicas por otro.

«La chica con Chador», «la fumadora» (Shayesteh Irani) y «la jovencita» (Nazanin Sedighzadeh).

Estas nuevas mujeres no parecen ser lo que creemos por estos lados occidentales. En primer lugar, contestan, dan la cara, se arriesgan y se enfrentan a la autoridad. Por cierto, le temen: nadie quiere el peso de esta ley encima ni mucho menos el castigo físico de los padres o maridos, pero aún así se enfrentan al machismo; expresan, por ejemplo, su deseo de estudiar antes de casarse; e insistirán hasta que en futuro próximo sí puedan sentarse en la galería a ver un partido de fútbol. Llevan encima, quizás sin saberlo, la herencia de muchas mujeres que han debido pagar su lucha por la igualdad con la cárcel o hasta con la lapidación.

Jafar Panahi

De cierto modo, la estética de “Offside (Fuera de Juego)” se asemeja mucho al nuevo documental digital, al de la cámara portátil con una buena cuota de planos secuencia, algo que se explica en el pasado documentalista del realizador. Y es que Panahi jugó todas las fichas aquella tarde al triunfo de Irán, pues esta película fue rodada durante la realización de aquel histórico partido, con actores no profesionales y una buena cuota de improvisación. Un “docudrama” total. De ahí también los planos extensos y la certera ambientación. De verdad, resulta impresionante conocer este dato luego de ver la película.

Jafar Panahi, el creativo, editor, productor y director de «Offside».

Sugiero con todas las ansias que busquen esta película, así como otras de este realizador (“El Globo Blanco”-1995; “El Espejo”-1997; “El círculo”-2000; “Crimson Gold”-2003), como una manera de incentivar la discusión acerca del machismo, pero no tan sólo de aquel que reina en países musulmanes, sino también del que aún vive enquistado en la cultura occidental, con mujeres que ganan menos dinero que los hombres o que sufren acosos y violencia todavía justificadas por muchos… y por muchas. Pero también sugiero ver “Offside” como una manera de homenajear a un luchador, a un cineasta que fue condenado a seis años de prisión domiciliaria, a veinte sin poder abandonar su país y a no volver a filmar, por apoyar a la oposición en las últimas elecciones donde, sospechas de fraude mediante, resultó reelecto Ahmadineyad.

Sin embargo, y después de presionar con una huelga de hambre hasta que se le permitiera ver a su familia, a su abogado y quedar libre en espera del juicio, el régimen iraní accedió a dejarlo en libertad previa fianza de más de 102 millones de pesos chilenos (150 mil euros), la treta usada para desincentivar las denuncias de la gente. Desde fines de mayo de 2011 espera el juicio por una acusación absurda (ser opositor y querer filmar un documental sobre el tema), porque la inquisición vive dentro de las fronteras de Irán. Pero al igual que las chicas que se disfrazan de hombres para entrar al estadio, Panahi sigue aplicando su creatividad para expresar lo que piensa, sin perder su horizonte crítico y con la frescura necesaria para llegar con su mensaje de manera clara, pero con gracia. Como cuando se las ingenió para enviar en un pendrive una “no-película” a Cannes, una suerte de idea de guión contada en imágenes bajo el sugerente título de “esto no es una película”.

Tráiler oficial de «Offside».

por Denis Eduardo Leyton
publicado originalmente el 06/06/2011

Comparte este artículo

“Los Pájaros”, Daphne du Maurier / Alfred Hitchcock

«Los Pájaros», la novela corta de Daphne du Maurier convertida en película por Alfred Hitchcock, es un relato fascinante, mucho más de lo que los cambios realizados en el filme sugieren. ¿Qué diferencia a ambas obras? Lo que se mantiene, lo que se dejó de contar y los aportes fílmicos. Una mirada a los distintos escenarios y personajes, así como lo más relevante propuesto por du Maurier: lo simbólico.

Las piezas se ordenan: (re) descubriendo a Walter Tevis

El éxito de «Gambito de Dama» ha provocado una interesante externalidad: el rescate del autor de la novela que inspiró la miniserie. Más y más gente está descubriendo a Walter Tevis y su obra, una que está marcada por los relatos cortos, pero fundamentalmente por novelas que inspiraron películas de culto relacionadas con la vida del propio escritor. Sus personajes no solo juegan ajedrez como Beth Harmon, sino también al pool, mientras que otro, como su autor, se siente tan fuera de lugar que pareciera venir de otro planeta.

“Family Romance, LLC”, Werner Herzog

Impresiones sobre “Family Romance, LLC”, de Werner Herzog. Una historia de ficción que se confunde con el documental, sobre una agencia de Tokio, que ofrece sustitutos humanos en arriendo. Un padre falso para una boda; un empleado simulado para que reciba una reprimenda laboral; o un actor para ser el padre de una hija que nunca al suyo; son algunos de los casos en los que se inspiró Herzog para construir otra película sorprendente.

“Las Vírgenes Suicidas”, Jeffrey Eugenides / Sofia Coppola

Comparación entre el libro “Las Vírgenes Suicidas” de Jeffrey Eugenides y la película dirigida por Sofia Coppola. ¿Es posible que una versión fílmica respete en un 100% los elementos del argumento de la novela, pero, a la vez, ser tan independiente de ella? Veremos cómo la guionista y realizadora despejó algunos “elementos masculinos” que hacían ruido en el libro para convertir una historia diferente en una cautivadora.

«Hombre mirando al sudeste», Eliseo Subiela

Una de las obras cumbres del cine argentino, «Hombre mirando al sudeste», narra la historia de un extraño paciente que llega al Hospital Psiquiátrico de Buenos Aires a cambiarle la vida a todos. No figura en los registros de ingreso y nadie sabe nada de él, ni siquiera cómo llegó allí. El realizador Eliseo Subiela nos instala del lado del Doctor Denis, un hombre solitario y desmotivado de su profesión, que de pronto se encuentra con un caso que lo entusiasma, el de un enfermo nuevo y especial que le dice que viene de muy lejos, de otro mundo. Tanto le remueve sus estructuras que se enfrenta a dos alternativas determinantes: «o Rantés está loco como una cabra, o realmente vino de otro planeta».

«El Inadaptado», Jens Lien

Estrenada en 2006, «Den Brysomme Mannen» (El Inadaptado) es una película noruega realizada por Jens Lien que da cuenta de una peculiar forma de totalitarismo: el supuesto bienestar de una sociedad que se entrega al sistema cegada por un estético materialismo. Hasta que de pronto un olor familiar se cuela por una grieta de la pared y las emociones rebeldes despiertan. A continuación, muchas reflexiones generadas por esta original fantasía social distópica protagonizada por Trond Fausa Aurvåg, Petronella Barker, Birgitte Larsen y Per Schaaning.

«La Ciencia del Sueño», Michel Gondry

En «La Ciencia del Sueño», Michel Gondry nos presenta una nueva historia de confusión entre sueño y realidad, tal como en «Eterno resplandor de una mente sin recuerdos». Pero en esta historia el trastorno mental no es sólo un tópico para el realizador francés, sino también una herramienta narrativa, una fuerza expresiva. Protagonizada por el mexicano Gael García Bernal (en uno de sus papeles más entrañables) y por la actriz y cantante francesa Charlotte Gainsbourg.

«Guion para un cine posible», Orlando Lübbert

«Guion para un cine posible» de Orlando Lübbert, es una extraordinaria guía tanto para quienes desean incursionar en la escritura de guiones cinematográficos, como también para quienes buscan perfeccionar la técnica. Pero también es una puerta abierta para conocer desde la teoría el proceso de construcción de guiones con el fin de comprender mejor los relatos fílmicos. Un libro que, a diferencia de otros ejemplares sobre guiones, posee como característica su perspectiva latinoamericana.

«Dobermann», Florian Henckel von Donnersmarck

«Dobermann» es un cortometraje de Florian Henckel von Donnersmarck, el director alemán conocido mundialmente por «La Vida de los Otros». Realizado en 1999, la obra corresponde a su etapa de alumno de la HFF München, la escuela pública de cine y TV de Bavaria. El corto formaba parte de un ejercicio que tenía como regla que en la historia no se dijera una sola palabra.

«Un largo silencio», Eliseo Subiela

El cortometraje «Un largo silencio», creado por Eliseo Subiela cuando solo tenía 17 años, fue su primer encuentro con la «locura», temática que de una forma u otra estuvo presente en toda su filmografía. Ganador del PAOA en el Tercer Festival de Cine de Viña del Mar, es el antecedente perfecto para su obra cumbre: «Hombre mirando al sudeste».

«Drive», Jane Osborne

Dirigida por la canadiense Jane Osborne, «Drive» es un cortometraje en el que los personajes en lugar de moverse naturalmente, lo hacen por medio de movimientos coreográficos. La obra sugiere la «reiteración de actos» y con ello la rutina en la vida de la personaje principal, pero, ¿quién es o qué representa el personaje masculino? (VIDEODANZA)

Diseña tu web con Baltacom.cl

Esto también te puede interesar 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en
Redes Sociales